miércoles, 25 de junio de 2008

Para la Comunicación es bueno conocer lo que pasa en el Mundo Hoy


GiovaniArrighi habla de la crisis financiera y de los alimentos. Pagína de la revista de la Usininos

Esa nueva coyuntura económica que se presenta, comenta el investigador, no garantiza una mejoría del bienestar para la población mundial. “Si los gobiernos coninuan haciendo conceciones al capital en concurrencia unos con los otros, como hicieron en las decadas del 1980 y 1990, el bienestar de los pueblos continuará sufriendo a pesar de las mejorías en la riqueza nacional”, asegura.

Considerando los prejuicios ya alcanzados por la crisis norte-americana, el economista observa que los danos pueden ser aún mayores, aún con la intervención del FED. Para él, la intervención del Banco Central Americano causa efectos ambiguos: “Resuelve algunos problemas (por ejemplo, impidiendo colapsos súbitos y grandes como en la década de 1930), pero crea otros, como el fomento de la irresponsabilidad financiera entre empresas que, con o sin razón, piensan que la mano invisible del Estado irá a intervenir para salvarlas de sus malas inversiones”. Si no alcanzara la situación de inseguridad en el escenario económica, alerta, la crisis alimentaria se presenta como “parte integrante de la crisis de la acumulación excesiva”.

Si es ignorada, “la crisis de los alimentos podrá tener efectos mas desastrosos para el bienestar de los que tiene la crisis financiera”
Arrighi es doctor en Economia, por la Binghamton University, EUA. Actualmente, actua como docente en la Universidad Johns Hopkins, en los EUA.

El es autor de una importante obra. Destacamos los libros: El largo siglo XX y La ilusión del desarrollo.

Arrighi acaba de publicar el libro Adam Smith en Pekín, en el cual el propone una relectura de La riqueza de las Naciones, de Adam Smith , en medio del ascenso de China como potencia mundial, fenómeno que está modificando el tablero de las relaciones internacionales. Arrighi enfatiza las precisiones de más de dos siglos, hechas por el economista escocés, sobre una sociedad mundial de mercado basada en una mayor igualdad entre las civilizaciones.. Con base en la teoría del desarrollo económico de Adam Smith, el analiza la transferencia del centro económica para Asia Oriental.

La teoría de Adam Smith sobre la riqueza de las naciones nos ofrece muchas percepciones sobre las causas probables del actual traslado el epicentro de la economía global de América del Norte para Asia Oriental y sobre la crisis subyacente de la acumulación del capital en escala mundial. Mencionaré tres percepciones especialmente importantes. Smith no habló de crisis capitalistas, la idea de que, a lo largo del tiempo, la acumulación del capital intensifica la competencia itercapitalista es, por consiguiente, reducir la taza de lucro, y es una idea de él, no de Marx. En ese este sentido, la explicación de la larga disminución de los últimos 30 años dada por Robert Brenner es para mi smithiana.

Además de eso, el análisis hecho por Smith acerca de los límites de empresas de gran escala en comparación con divisiones de trabajo entre unidades de producción menores es útil para explicar el reciente resurgimiento de la tercearización, bien como un traslado del epicentro de la acumulación de capital para Asia Oriental, una región con una oferta abundante no sólo de mano de obra de alta calidad y bajo precio, sino también de emprendedores en pequeña escala.

Finalmente – en algún sentido esto es más importante-, el énfasis dado por Smith a la “superioridad de la fuerza” como causa fundamental de la capacidad de las personas de descendencia europea en apropiarse de una cota desporporcional de las ventajas de la división internacional del trabajo sugiere que deberíamos ver los límites del poder militar americano –revelados primero en Vietnam y ahora en Iraq- como una de las causas de la natural migració del epicentro de la acumulación del capital para un destino no-occidental

IHU On-line- Ese nuevo rumbo de la economía global favorece a qué países? ¿Por qué?

Giovanni Arrighi-En parte, los países de Asia oriental estaban en mejores condiciones para aprovecharse de la nueva coyuntura global debido a su disponibilidad de mano de obra y de recursos para las pequeñas empresas. Igualmente importantes fueron las políticas gubernamentales que impidieron que la deuda que los países de otras regiones se sometieran a las terapias de choque defendidas por los organismos del Consenso de Washington. En términos generales, una fuerte tradición autóctona de desarrollo basado en el mercado, no capitalista, anterior a la llegada de los europeos, combinado con el impacto de la revolución socialista en China, ha creado las condiciones óptimas para la que Asia Oriental transformara la creciente integración de la economía global en un instrumento de enriquecimiento y empoderamiento nacional y regional.

IHU Online - ¿Cuáles son los efectos de la crisis financiera para los países de América de África, Europa y América Latina? Las repercusiones nacionales varían en función de la estabilidad de cada país?

Giovanni Arrighi - El impacto de la crisis de acumulación excesiva de los últimos 35 años ha sido muy desigual en el tiempo y en diferentes regiones. Inicialmente, el impacto global es más negativo para el Norte en general, que para el Sur global, que en el 1970, se beneficiaron de la facilidad de crédito y la mejora del comercio. La contra-revolución neoliberal, desde el comienzo de la década de 1980, produjo un repentino cambio de la situación, en la medida en los Estados Unidos comenzaron a competir por el capital excedente con el Sur y las economías globales en Europa oriental y la URSS. La competencia intensa tuvo especialmente desastrosos resultados para el África subsahariana, América Latina y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, por lo que crearon una situación de incertidumbre generalizada también en otras regiones, incluida Europa occidental.

En los últimos años, una nueva inversión parece estar formando, en la medida en la expansión económica de Asia oriental (y menos del Asia meridional, esto es, principalmente en la India) llevó una mejora en las condiciones del comercio en regiones ricas en recursos naturales y un número creciente de países del ex Segundo y Tercer Mundo fue liberado de la dependencia financiera de los organismos del Consenso de Washington, especialmente el FMI.

Pero si la nueva situación se refleja en la mejora del bienestar de los pueblos del Sur global es todavía una cuestión abierta. Al igual que en anteriores fases de la crisis mundial, mucho dependerá de lo que los gobiernos harán individual y colectivamente.Si los gobiernos continúan haciendo concesiones al capital en competencia unos con los otros, como lo hicieron en las décadas de 1980 y 1990, el bienestar de los pueblos continuará sufriendo a pesar de las mejoras en la riqueza nacional. Las mejoras en el bienestar requieren no sólo una redistribución de los ingresos y otros recursos para los grupos menos privilegiados, sino también y sobre todo fuertes inversiones en su salud y la educación.

IHU Online - Algunos de los expertos que critican la ayuda del gobierno de los EE.UU. al mercado sostienen que tales actitudes pueden estimular en no pago de los bancos, ya que siempre contamos con el auxilio del Estado. Como evalúa usted esta situación?

Giovanni Arrighi - De una forma u otra, tarde o temprano, la economía de los EE.UU. tiene que pasar por una gran contracción a reducir el enorme déficit en la cuenta corriente de su balanza de pagos, lo cual es insostenible a largo plazo y es el principal causa de la inestabilidad en la economía mundial. La contracción puede ocurrir más o menos gradual, o por una masiva devaluación del dólar, como ha ocurrido en cierta medida, o por la reducción absoluta o relativa del PBI americano. La contracción tendrá inevitablemente repercusiones negativas sobre la economía mundial, pero la gravedad de los impactos dependerá en gran parte, por la forma en que el ajuste se llevará a cabo gradualmente y el grado en que otros países y regiones han sido liberados de la dependencia de las exportaciones para el mercado de los EE.UU. y de las finanzas canalizadas a través de intermediarios estadounidenses.

IHU Online - La crisis financiera internacional ha causado una pérdida de casi 1 billón de dólares entre bancos y empresas de EE.UU.. Estas pérdidas pueden ser intensificadas?

Giovanni Arrighi - Los daños a las empresas y sobre todo de Bancos americanos, sin duda, pueden aumentar. Como ya pasó durante las crisis actuales (y en crisis pasadas), el FED intervendrá para evitar los fracasos que amenazan con desestabilizar aún más la economía de los EE.UU. A pesar de la ideología neoliberal de libre mercado y de autorregulación, que siempre fue y siempre será su papel. Esto, naturalmente, resuelve algunos problemas (por ejemplo, la prevención de colapsos repentinos y grandes como la década de 1930), pero crea otros, como el fomento de la irresponsabilidad financiera entre las empresas que, con razón o sin ella, consideran que la mano invisible del Estado va a intervenir para salvarlos de sus malas inversiones. Con el tiempo, sin embargo, alguien tiene que pagar por malas inversiones. Y, en la medida en que los acreedores externos desarrollen una la autonomía efectiva, los consumidores, productores y contribuyentes americanos tendrán que pagar la cuenta al final.

IHU On-Line - una posible crisis de alimentos en el mundo puede perjudicar aún más la crisis económica financiera? ¿Usted ve alguna relación entre ellas?

Giovanni Arrighi --
La crisis alimentaria es parte de la crisis de acumulación excesiva y de la crisis financiera. En cierto sentido, es una expresión de la reciente mejora en las condiciones del comercio de los recursos naturales antes mencionados. En otro sentido, es una expresión de la desviación de productos agrícolas (principalmente el maíz) la producción de alimentos para la producción de energía (biocarburantes). Y en otro sentido, es una expresión de la especulación financiera americana.

Si los gobiernos movilizar los recursos puestos a disposición por mejores condiciones de comercio de los recursos naturales para proteger o hacer más auto-sostenible de los estratos de la población más afectados por el aumento de los precios de los alimentos, la crisis de alimentos (como la crisis energética) podría incluso tener efectos beneficiosos a largo plazo. Sin embargo, si los gobiernos no hacen nada o, peor aún, optar por acciones para facilitar la transformación de mejores condiciones de comercio de los recursos naturales en las ganancias especulativas, la crisis de alimentos puede tener más efectos más desastrosos para el bienestar que los de la crisis financiera

4 comentarios:

Serena dijo...

la traducción es mía....sepan disculpar si hay errores

Freakybully dijo...

Paso a decirte que subí una entrada al blog para apoyar el tema de tu photocomic.
Y lo voté también.
Que pases lindo.
Una pregunta...¿en que año estas de la licenciatura?

Freakybully dijo...

Yo estoy en Primero también pero el matutino.
Entonces eres muy buena gente por subir todas esas cosas...
Jaja...saludoz.

Anónimo dijo...

ahhhhhhh gracias
serena